Campo de cancerización

Las queratosis actínicas (QAs) no aparecen por lo general de forma aislada, sino en un área extensa1. La zona de piel afectada se denomina «campo de cancerización». En esta zona puede haber lesiones precancerosas muy cercanas entre sí clínicamente visibles y (aún) no visibles1.

El concepto de campo de cancerización lo describieron Slaughter y colegas por primera vez en 1953, en el tejido epitelial cercano a los carcinomas orofaríngeos2. A nivel celular se cree que el campo de cancerización es el resultado del crecimiento de un clon mutante que crea un campo de células predispuesto al posterior crecimiento del tumor3.

Debido a la exposición crónica a la luz UV, la piel es especialmente susceptible al campo de cancerización en zonas expuestas al sol (ver fig.1). Estas zonas de la piel afectadas presentan altos niveles de daño actínico a nivel clínico y subclínico y, por lo tanto, tienen un elevado riesgo de desarrollar múltiples carcinomas espinocelulares cutáneos (CECs)4. En el contexto de una posible recidiva clínica o progresión tumoral en la zona circundante, también se deben tratar las lesiones de QAs subclínicas1.

Figura 1: Desarrollo del campo de cancerización. Inicialmente, una célula mutada de la capa basal crea un «patch», es decir,  una unidad clonal de células hijas alteradas. El siguiente paso crítico para el desarrollo de un campo de cancerización es la conversión de un «patch» en un campo proliferativo. Para ello son necesarias mutaciones adicionales. El campo proliferativo puede expandirse entonces a las células sanas debido a su ventaja de crecimiento. La existencia de una cantidad relativamente grande de células mutadas aumenta la probabilidad de la progresión del tumor hacia un carcinoma espinocelular invasivo (CECi). Modificado según Braakhuis et al.3

Tratamiento

El objetivo principal del tratamiento es la la tasa de remisión completa de las lesiones de QAs visibles y subclínicas del paciente5. Para ello hay disponibles diferentes opciones de tratamiento orientadas al campo1:


Otras opciones de tratamiento disponibles, pero exclusivamente orientadas a las lesiones, como por ejemplo la criocirugía y demás procedimientos quirúrgicos, no son muy adecuadas para el tratamiento del campo de cancerización. La ventaja de las opciones de tratamiento orientadas a campos es que, con ellas, además de las lesiones diagnosticadas clínicamente, también se tratan las lesiones subclínicas1.

Según un metaanálisis en red del año 2014, la TFD con luz roja de espectro estrecho se consideró actualmente el método de tratamiento más eficaz para las QAs de gravedad leve a moderada en la cara y el cuero cabelludo6. Adicionalmente, un metaanálisis de 2021 muestra que la TFD con ALA es una mejor opción de tratamiento a largo plazo (12 meses) para el tratamiento las QAs en comparación con placebo7.

Referencias

  1. Ferrándiz C et al. Actas Dermosifiliogr 2014;105:378-393
  2. Slaughter DP et al. Cancer 1953;6:963-8.
  3. Braakhuis BJ et al. Cancer Res 2003;63:1727-1730
  4. Willenbrink TJ et al. J Am Acad Dermatol 2020;83:709-717.
  5. Reinhold U. Future Oncol 2017;13:2413-2428.
  6. Vegter S, Tolley K. PLoS One 2014;9:e96829.
  7. Steeb, T. et al. JAMA Dermatol. 2021;157(9):1066-1077